consejos para desconectar del trabajo este verano

Un buen descanso es tan importante para el trabajador como su desempeño, sus habilidades y sus competencias. Según se desprende de numerosos estudios anuales, a los españoles nos cuesta desconectar durante sus vacaciones. La situación es aún peor cuando nos referimos a empleados jóvenes o personas que ocupen puestos de responsabilidad. Para ellos, es aún más difícil eliminar la palabra trabajo de la mente durante 15 días. No descansar lo suficiente, sobre todo mentalmente, repercute en el trabajador: desciende la productividad y motivación, además, la situación puede convertirse en el inicio de otros problemas, como el síndrome de Burnout.

 

Desde Zemsania People Tech Talent, como expertos en talento IT, queremos darte algunos consejos para que desconectes este verano y vuelvas con las pilas totalmente recargadas.

 

Consejos para un verano de desconexión

Organízate antes de marcharte

Organizar las vacaciones te permite concentrarte cada día en algo nuevo que no te haga pensar en el trabajo. No se trata de estructurar cada día al milímetro, pero si de esbozar los planes o tareas que realizaremos: desde un viaje, excursiones, planes con amigos hasta tareas domésticas que te has dejado para estos días del año.

 

En la oficina, no olvides realizar un buen backup de tu trabajo para no marcharte con tareas inacabadas y para evitar problemas durante tu descanso como, por ejemplo, que tengan que contactar contigo para solucionar un problema.

 

Desconéctalo todo

El correo y el teléfono móvil son las principales vías de entrada de temas relacionados con el trabajo. Si antes de marcharnos de la oficina, hemos dejado todas nuestras responsabilidades atadas, los temas laborales no tendrán cabida durante nuestro descanso. Apaga tu teléfono corporativo y evita terminantemente mirar el correo. Y, si hace falta, elimínalo temporalmente del dispositivo.

 

Duración de las vacaciones

Los expertos en recursos humanos recomiendan que la durada de las vacaciones sea de, como mínimo dos semanas. Es tiempo suficiente para tomarse un par de días de descanso tras dejar el trabajo y uno o dos días de adaptación para volver al puesto laboral. Es importante que dejes estos espacios de adaptación ¡y no salgas de la oficina directo a coger un vuelo! El verano es para vivirlo en calma, por ello unas vacaciones cortas de sólo unos días no te ayudarán, ya que es más probable que te estreses al intentar hacer muchas actividades en poco tiempo.

 

Desconectar no sólo en verano

La desconexión del trabajo es un problema que no sólo afecta durante las fechas estivales. Estos meses de verano son una buena oportunidad para ponerte a prueba y adoptar hábitos que puedas seguir durante el resto del año. De este modo, podrás disfrutar mucho más de los días libres que tengas el resto del año, así como de los puentes y fines de semana. Encontrar un hobby o afición personal y recrearse en ella de vez en cuando es una magnífica manera de desconectar el trabajo. Llevar nuestra atención hacia un tema que nos apasione y que evite miradas furtivas al reloj repercutirá también en tus horas en la oficina.

 

Dentro del sector tecnológico, otro buen consejo para desconectar y, a la vez, seguir entrenando tus habilidades es iniciar un proyecto personal. Éste puede ser un blog, una aplicación móvil, un canal de youtube… ¡lo que quieras! Utilizar los conocimientos que ya empleas en tu trabajo para realizar algo para ti te hará sentir totalmente motivado.

 

¿Te han parecido útiles nuestros consejos? ¡No dudes en compartir este artículo en las redes sociales!

 

The following two tabs change content below.

Aroha Llanos

Content Writer en Zemsania
Share
This