¿Qué opinas sobre la tecnología para niños? Cuando pensamos en los regalos que trae Santa Claus, nos vienen a la mente Smartphones, wearables, videojuegos, ordenadores y otros tipos de dispositivos u objetos relacionados con la tecnología. En este caso, queremos proponer otra forma a través de la cual los niños y niñas pueden acercase a la tecnología: Creando, diseñando y programando juguetes por sí mismos.

Desde el Grupo Zemsania, como expertos en tecnología y soluciones TIC, creemos que la mejor forma de acercar la tecnología a los más pequeños es dejando que ellos mismos la descubran a su ritmo. Por eso, el artículo especial de Navidad de este año lo queremos dedicar a todos aquellos juegos y aplicaciones para que las niñas y niños puedan dar sus primeros pasos en el mundo de la programación de una forma creativa y didáctica. ¿Quieres saber qué tipo de tecnología para niños puede traer Santa Claus este año? ¡Sigue leyendo hasta el final!

Tecnología para niños: Luces y sombras

Como leíamos hace unos días, en Alemania se ha prohibido los smartwatches para niños y niñas de primaria  porque llevaban incorporada una función de supervisión. Mediante estos dispositivos, los padres no solamente controlaban todo lo que sus hijos decían y hacían, sino también lo que decían sus profesores. Esta función de control absoluto en menores, además de ser una invasión de su privacidad, puede propiciar que los hackers accedan eventualmente a información sobre estos niños y niñas utilizando una brecha de seguridad de estos dispositivos.

La tecnología por si sola no tendría por qué ser un impedimento para el correcto desarrollo de los menores, pero sí que debemos plantear cómo se utiliza esta tecnología y para qué finalidad. En vez de pensar en el uso de los nuevos dispositivos para beneficiar al control que hacen los adultos de los menores, deberíamos dedicar nuestros esfuerzos a que los niños y niñas aprendan a utilizar las nuevas tecnologías por sí mismos. Solamente si ellos son partícipes y conscientes de todas las posibilidades de este tipo de tecnologías, podrán entenderlas y aprender a utilizarlas correctamente.

Con ello, además de asegurar que ya desde pequeños valoraren los beneficios y las carencias de la tecnología, mejorarán su creatividad y otras habilidades esenciales. La cuestión no es enseñarles lo que consideramos necesario desde un punto de vista adulo, sino fomentar su curiosidad por la tecnología que ellos mismos tendrán que reinventar en pocos años. Lo más importante, al fin y al cabo, es que desarrollen una opinión consciente y crítica, lejos del eventual control que podría suponer el uso de las nuevas tecnologías en menores.

 

Así es como Santa Claus puede enseñar a tus hijos a programartecnologia_para_niños

Robots para montar y programar

¿Programar un robot con 5 años? A pesar de que pueda parecer ciencia ficción, existen muchas empresas que ya tienen a la venta pequeños robots que cualquier niño de 5 años puede empezar a programar. El Codi-Oruga, por ejemplo, permite que los niños monten los segmentos de la oruga y decidan qué trayectoria va a tomar el juguete. Evidentemente, se trata de un proceso muy sencillo pensado para niños y niñas a partir de 3 años, pero permite una primera iniciación a la resolución de problemas.

Por otra parte, BQ ha creado a Zowi, un robot que puede combinarse con una app libre que permite programarlo. Este pequeño robot tiene sensores de ultrasonido, puede superar obstáculos y responde a sonidos cercanos. Además, se puede desmontar para ver cómo funciona por dentro. Para los usuarios un poco más experimentados también están los robots de LEGO, que se pueden montar, programar y controlar con un nivel de dificultad bastante exigente. Una vez montados, se pueden controlar a través de la app para móvil y tableta.

A medio camino entre los juegos con robots y la programación a través de aplicaciones se encuentra Dash, que permite dar los primeros pasos en pensamiento computacional. Este robot se controla gracias a las apps disponibles (de momento, 5 aplicaciones gratuitas) con las que se puede controlar la luz, el sonido y el movimiento del robot, diseñar circuitos, resolver misiones y retos, y crear piezas musicales que el robot puede tocar con un xilófono. A pesar de que no es lo mismo que programar con Scratch, es muy parecido.

Apps para Smartphone y Tablet

Una de las mejores formas de aprender a programar son las aplicaciones para móvil y tablet, donde los niños tendrán la sensación de estar jugando a un videojuego cualquiera. Existen muchos tipos de aplicaciones distintas, tanto en inglés como en español para iOS y Android. Un ejemplo es Run Marco, en el que se tiene que guiar al protagonista de la historia a través de código para que supere diversos retos. Otra app muy recomendable es Lightbot one hour coding, donde se tienen que resolver puzzles aplicando conceptos de programación, que se aprenden a través de tutoriales muy sencillos.

Otra aplicación que se basa en resolver puzzles es Tynker, donde se deben arrastrar bloques de código para poder pasar de nivel. De esta forma, los más jóvenes pueden aprender las bases de JavaScript y Python de una forma muy intuitiva y dinámica. Para terminar, también podemos mencionar Scratch Jr, un lenguaje de programación a través del cual niños de 5 a 7 años pueden programar sus propias historias y juegos interactivos.

Juegos de Mesa para aprender programación

No solamente se puede aprender programación a través de las nuevas tecnologías, sino que los tradicionales juegos de mesa también pueden ser una gran fuente educativa. Uno de los juegos más conocidos para aprender programación es Robot Turtles, un juego de mesa para toda la familia que nació de un proyecto de crowdfunding. Otro de los juegos de mesa sobre programación más famosos del mundo es Code Monkey Island (aunque en este momento se encuentra sin existencias en Amazon). En este caso, el juego pretende mostrar los fundamentos de la ciencia computacional a los niños, quiere fomentar el pensamiento estratégico y la adaptabilidad.

Crear videojuegos

Los videojuegos, a parte de ser una fuente de diversión, también pueden convertirse en la mejor excusa para aprender a programar. Existen infinidad de juegos cuyo objetivo es que los más pequeños creen sus propias aventuras, como el Super Mario Maker, que gracias a su editor permite que los niños diseñen sus propios niveles. Para los más nostálgicos que quieran acercar a sus hijos los videojuegos clásicos, son especialmente recomendables el M.U.G.E.N, con el que se pueden crear videojuegos clásicos al estilo Street Fighter o Mortal Kombat, o el Solarus, que emula las ediciones más antiguas de The Legend of Zelda.

FabLabs para imprimir en 3D

A pesar de que no se trata estrictamente de programación, también podría ser interesante que los más pequeños exploren su creatividad y además aprendan unas primeras nociones de modelaje 3D. Gracias a los talleres que se realizan en FabLabs de muchas ciudades distintas, los niños y niñas pueden crear sus propios juguetes gracias a los talleres de impresión en 3D. Algunos ejemplos de los sitios donde se puede acceder para realizar este tipo de actividades son el taller Los Hacedores de Madrid o el Poblenou Urban District de Barcelona.

Share
This