3 cosas increíbles que nos permite hacer el Cloud Computing

 

¿Sabes que, gracias al Cloud Computing, podemos hacer cosas que nunca habíamos imaginado? Si en otros artículos de este blog hablábamos de los beneficios del Cloud en el booking online, en esta ocasión mostraremos 3 casos en que las plataformas Cloud pueden cambiar la ciencia y los negocios tal y como los conocemos.

1. Secuenciar el genoma humano para detectar enfermedades

Cada día podemos ver en los medios de comunicación nuevos pasos orientados a curar enfermedades como el cáncer. En el futuro, una de las claves para conseguir conocer mejor este tipo de dolencias es precisamente el Cloud, tal y como explicó Eric Dishman en BBC Mundo.

Dishman fundó en 1999 el primer laboratorio de investigación e innovación del gigante tecnológico Intel, y es miembro fundador de su propio grupo de “salud digital” desde 2005. Cuando tenía 19 años, le diagnosticaron un extraño tipo de cáncer de riñón. A partir de entonces, y durante 23 años, se sometió a decenas de tratamientos prueba-error.

El punto de inflexión llego ciando una empresa tecnológica le ofreció secuenciar su genoma. Esto ayudó a los expertos a identificar cuál era el gen causante de su cáncer y a decidir cuáles eran los fármacos más eficaces para su caso particular. Así lo explica a a BBC Mundo el propio Dishman: “Mis médicos no habían hecho nada con la secuenciación de un genoma; cuando lo hicieron, vieron que el 92% de los fármacos que había tomado no iban a funcionar jamás”.

Los médicos necesitaron 3 meses para analizar la secuencia de su genoma, y otros 4 para comparar sus resultados genómicos con los de pacientes con un perfil similar que habían sido atendidos en numerosos hospitales de Estados Unidos.

Dishman quería acelerar el proceso, por lo que ayudó a fundar el Collaborative Cancer Cloud (CCC), una iniciativa lanzada por Intel y la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón (OHSU) el año pasado. El objetivo del CCC es, precisamente, posibilitar a los hospitales y a las instituciones de investigación compartir los genomas y la información clínica de los pacientes de forma anónima y segura.

Según Dishman, se trata de usar la nube de una forma distinta: “A nivel mundial, los principales centros de investigación del cáncer ponen en común su información y generan una pequeña nube a la que la gente puede acceder para estudiar la enfermedad. Es estupendo, pero el problema es que solo hay disponible un 4% de la información”.

El objetivo del CCC es poner el 96% de información restante a disposición de los hospitales y los centros de investigación, para que así puedan analizar cómo reaccionaron a ciertos tratamientos los individuos que comparten patrón genómico. La plataforma podrá usarse tanto para investigar diversas enfermedades, desde el cáncer hasta la distrofia muscular.

 

2. Desarrollar una nube privada para construir naves espaciales

Tal y como pudimos leer hace pocos días en la Revista Byte, Red Hat ha anunciado el lanzamiento de Red Hat Cloud Suite y Red Hat OpenStack Platform 8, que contribuye a cerrar la brecha entre equipos de desarrollo y operaciones en el entorno del Cloud Computing.

En este sentido, Red Hat ha dado un gran paso hacia la aplicación de la nube privada. Según un estudio del Red Hat Global Customer Tech Outlook 2016, realizado entre clientes de la compañía de todo el mundo, las implementaciones de nubes privadas serán 6 veces más importantes que la nube pública.

¿Y eso que tiene que ver con las naves espaciales? Pues muy sencillo: Según el portal Silicon, el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA ha desarrollado una nube privada basada en Red Hat OpenStack que modernizará el almacenamiento y capacidad de su centro de datos.

El laboratorio, que se dedica a la construcción y desarrollo de naves especiales no tripuladas, basa gran parte de sus misiones espaciales en capacidades de computación en la nube debido a los inmensos flujos de datos que manejan para cada proyecto. Hasta ahora, la mayor parte de la infraestructura del JPL se ha alojado en un servidor on site, por lo que la subida a la nube privada ofrecerá importantes avances en términos de flexibilidad y capacidad de computación en la nube.

 

3. Evitar el fraude en entidades financieras

Según la BBC, 9 de cada 10 instituciones financieras cuentan con, al menos, una aplicación en el cloud. Si tenemos en cuenta que el año 2009 solamente el 57% de estas instituciones utilizaban servicios en la nube, podemos ver cuán importante es actualmente.

Además, muchas de las nuevas Startups basadas en tecnología financiera están construyendo sus nuevos modelos de negocio apoyándose en 3 de las mayores plataformas Cloud del mercado – Amazon web Services, Microsoft Azure y Google Cloud. Un buen ejemplo es la Startup Noruega Auka, que ha desarrollado la primera plataforma de pagos a través de móvil que funciona exclusivamente gracias a Google Cloud.

Otra de las empresas que está apostando por las plataformas en la nube es Salesforce, que a día de hoy permite a los bancos ofrecer asesoramiento financiero personalizado a través de cualquier dispositivo, sin que ello implique una gran inversión.

Vemos, pues, que el sector financiero se está decantando por el cloud principalmente por la reducción de costes que ello supone. Otra de las ventajas es la rapidez con que se puede implementar una solución de este tipo, que en muchas veces es cuestión de pocos meses o incluso de minutos.

Pero el gran avance que ha propiciado el cloud en materia financiera es la lucha contra el fraude. Como es obvio, una de las principales preocupaciones de las instituciones financieras es la seguridad de los datos de los clientes y evitar el fraude. En este sentido, la utilización de plataformas cloud de las grandes empresas (como Amazon y Microsoft) reduce la necesidad de implicación humana en los procesos, lo cual reduce un 70% el riesgo de fraude.

Puede que en los próximos años disminuya considerablemente el fraude bancario, lo cual también significará un menor trabajo humano y, por lo tanto, un cambio global en lo que respecta a puestos de trabajo.

Share
This