Environmental IoT

El constante crecimiento del Internet of Things (IoT) ha fomentado el desarrollo de aplicaciones de control del medioambiente. De hecho, la tecnología de las cosas conectadas puede incluso reducir la contaminación. Gracias al IoT se genera información vital que permite evitar filtraciones de vertidos tóxicos, malversación de recursos naturales o usos excesivos de productos químicos, por ejemplo. Además, la información desprendida del Environmental IoT sirve para conocer las tendencias contaminantes para ejecutar acciones de prevención.

En Zemsania, como expertos en IIoT y automatización y control, queremos dar visibilidad a la aplicación del IoT en el medioambiente. Por esa razón hablaremos de los beneficios que puede generar la inclusión de la tecnología en el entorno. Por desgracia, hay que aclarar que la relación entre IoT y medioambiente todavía no se está explotando al máximo.

Uno de los beneficios del IoT es la optimización de la gestión de residuos mediante contenedores inteligentes para reducir la contaminación. En esta línea, estudios recientes aseguran que para cuando el Environmental IoT se aplique mundialmente podría disminuirse la emisión de CO2 en 19 toneladas. Por si no bastara con estos datos, según un informe de Boston Consulting Group, la aplicación del IoT en el mediambiente podría reducir el cambio climático hasta en un 16,5% para el 2020.

El IoT también tiene aplicaciones en la agricultura, que posibilitan la regulación del uso de productos químicos. Se analiza el nivel de humedad para invertir el agua justa y necesaria para regar los campos, por ejemplo. Además, se obtienen datos para la dispersión de cantidades precisas de pesticidas y otras sustancias. Un ejemplo concreto sería cómo el consumo de agua en las granjas de arándanos en Chile se redujo en un 70% gracias al Environmental IoT.

La implementación del Environmental IoT posibilita una serie de acciones como la gestión energética eficiente de las Smart Cities, el uso de dispositivos Smart Grid (redes de distribución eléctrica inteligentes) y la gestión de la producción industrial.

El Environmental IoT no solo se encarga de proteger el entorno en sí, sino que trata de fomentar la protección de la fauna salvaje. En España, por ejemplo, los linces ibéricos, en peligro de extinción, llevan collares inteligentes que los mantienen geolocalizados. La información que se desprende de estos accesorios permite a los científicos estudiar los comportamientos de estos animales para tratar de facilitar su coexistencia. Además, se les vigila con drones, que son menos invasivos que el ser humano. En un futuro se espera sustituir los collares por sensores subcutáneos para mayor comodidad de los linces.

Environmental IoT

La mayoría de aplicaciones del IoT al mediambiente se llevan a cabo mediante sensores. Existen dispositivos de muy reducido tamaño que generan datos útiles para tomar medidas en pro del medioambiente.

Sensores Environmental IoT para cuidar del medioambiente

Los sensores Environmental IoT pueden medir parámetros como la calidad del aire o del agua. Además, permiten detectar sustancias químicas nocivas en el entorno. Todo esto puede aplicarse a zonas de difícil acceso que de otro modo serían casi imposibles de analizar. Algunos de los sensores IoT creados para generar datos medioambientales son:

  • Forest Fire Derection. Monitoriza la combustión de gases y las condiciones idóneas de generación de fuego para definir zonas de alerta.
  • Air Pollution. Controla las emisiones de C02 de las fábricas, la polución que emiten los vehículos y los gases tóxicos generados en granjas.
  • Landslide and Avalanche prevention. Monitoriza las vibraciones y la densidad de la tierra para detectar patrones peligrosos en el suelo.
  • Potable water monitoring. Controla la calidad del agua potable en las ciudades.
  • Chemical leakage detection in rivers. Detecta fugas y vertidos tóxicos de fábricas en los ríos.
  • Pollution levels in the sea. Controla en tiempo real el vertido de productos tóxicos en el mar.
  • Water Leakages. Detecta la presencia de líquido fuera de los tanques y la variación de presiones en las tuberías para evitar la filtración.

Por desgracia, con el paso de los años algunos dispositivos IoT quedarán obsoletos. Por esta razón habría que planificar la recogida de todas las herramientas que vayan perdiendo su utilidad.

El IoT es, en definitiva, un arma de doble filo especialmente cuando se aplica al medioambiente. Tiene un sinfín de ventajas y puede ayudar a evitar que la salud de nuestro planeta empeore todavía más, pero hay que tener en cuenta que estos dispositivos pueden también generar un impacto en el entorno. Controlar los datos que nos ofrecen estos dispositivos nos permitirá mantener una industria ecológica si tomamos medidas en función de la información que generan.

The following two tabs change content below.

Albert Alsina

Content Writer en Zemsania
Share
This