Directiva de copyright en europa

La nueva directiva de copyright europea está haciendo arder todos los foros de Internet. Los usuarios, acostumbrados a la libertad de expresión endémica de este entorno, se han posicionado en contra de esta propuesta. De momento han ganado la primera batalla, puesto que el día 5 de este mes de julio se votó su borrador en el Parlamento Europeo y el resultado fue de 278 votos a favor y 318 votos en contra.

Aunque se haya rechazado este primer proyecto, el Parlamento Europeo tendrá que enmendarlo. Por ello, es posible que en un futuro una revisión de esta directiva acabe saliendo adelante. A lo largo de este artículo analizaremos los potenciales efectos que tendría esta medida de ser aceptada.

En Zemsania, como especialistas en reclutamiento IT y en digitalización, te ayudamos a encontrar el mejor talento tech de la red

La directiva de copyright, conocida como Link Tax, cuenta con dos artículos especialmente controvertidos: el 11 y el 13. Estas dos secciones podrían obligar a los proveedores de contenido y dueños de plataformas a censurar todo contenido que pueda infringir el copyright incluso antes de ser publicado, todo ello sin intervención judicial. Todos los usuarios deben concienciarse de los efectos de esta directiva antes de septiembre en que se celebra la próxima votación.

Consecuencias de la nueva directiva de Copyright en Europa

La Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los derechos de autor en el mercado único digital establece una serie de normativas que pueden dañar el derecho a la libertad de expresión en Internet y cambiar nuestra forma de entender este servicio en Europa.

Artículo 11

El artículo 11 del documento contempla la Protección de las publicaciones de prensa en lo relativo a los usos digitales. Este artículo reconoce a las editoriales de contenido de prensa ciertos derechos que chocan con la libertad en Internet. El más controvertido es el derecho a autorizar o prohibir de cualquier forma la reproducción de:

  • Obras de autores
  • Fijaciones de actuaciones de artistas, intérpretes o ejecutantes
  • Fonogramas de productores
  • Originales y copias de películas de los productores
  • Fijación de emisiones de los organismos de radiodifusión

Otro de los factores que ha crispado a los usuarios es que los autores tienen un control casi absoluto de su creación. Esto no tendría por qué ser negativo a priori, pero entra en conflicto con la lógica abierta de Internet. En este sentido, los autores tendrán derecho exclusivo a autorizar o prohibir cualquier comunicación pública de sus obras.

Teniendo en cuenta que se trata de una normativa europea, cada país miembro podrá adaptar los derechos de autor sobre este tipo de contenidos. Para enlazar a un sitio web noticioso, tendremos que cumplir la ley de nuestro país en referencia a este asunto o nos veremos obligados a obtener una licencia. Además, los editores de prensa poseerían derechos exclusivos sobre la indexación de su contenido. Serían los únicos capaces de dar luz verde o de prohibir este tratamiento del contenido. Para más inri, este derecho permanecería vigente durante 20 años.

Artículo 13

El artículo 13 habla sobre el Uso de contenidos protegidos por parte de proveedores de servicios de la sociedad de la información que almacenen y faciliten acceso a grandes cantidades de obras y otras prestaciones cargadas por sus usuarios.

El texto versa acerca de proveedores de grandes cantidades de obras y plataformas en que el usuario puede subir contenido. La primera sección del artículo dice que los proveedores deben cooperar con los titulares de los derechos del producto original para evitar la violación de acuerdos. Así, en el peor de los casos, podrían hacer que estas obras dejaran de estar disponibles en dichos servicios.

Las plataformas que permitan al usuario publicar todo tipo de contenidos tendrían que monitorizar todos estos archivos. Estos archivos incluyen textos, sonidos, códigos, imágenes fijas o en movimiento y otras obras. A pesar de todo esto, los proveedores tendrían que facilitar a los usuarios mecanismos de reclamación y recurso.

Básicamente, este artículo apoyaría una censura automatizada que dejaría fuera de juego a jueces y administradores. De este modo, el criterio humano a la hora de analizar qué contenido vulnera el copyright quedaría desplazado.

Libertad de expresión en la red

Muchos usuarios creen que la aplicación de esta directiva de copyright podría tener graves consecuencias sobre la libertad de expresión en la red. De hecho, páginas como Wikipedia cerraron sus puertas temporalmente como protesta.

Los que más beneficiados en este caso son los propietarios de los derechos de autor. Sin embargo, cabe preguntarse cuál es la actitud más lógica en el mundo de Internet. Las obras se distribuyen a través de la red tanto de forma lícita como ilícita, pero la piratería puede ayudar a dar a conocer ciertos productos. De hecho, es prácticamente imposible tratar de regular este fenómeno.

Internet siempre ha sido el terreno de la libertad más absoluta, en el que los usuarios comparten contenido de todo tipo a diario. Aunque no todo el contenido de Internet es de calidad, se trata del método de difusión cultural más potente y democrático que existe. Fenómenos como la viralización no tendrían sentido sin esta filosofía abierta. Por todo ello, cabe plantearse qué debería priorizarse: la libertad de expresión en la red o el control de los contenidos.

Share
This