densidad-digital-propuesta-de-valor

En los últimos 25 años, las tecnologías digitales han impulsado la creación de valor a través de los datos. Aunque parezcan lejanos los tiempos de la World Wide Web, allá por 1990, todo ello ha evolucionado en la web 2.0 interactiva, las redes sociales, los eCommerce y la actualidad, en la que ya hablamos de Cloud Computing, la realidad virtual, los robots y la inteligencia artificial.  Aunque parezca que todos estos fenómenos son innovaciones tecnológicas aisladas, en conjunto forman parte de un concepto conocido como Índice de Densidad Digital.

 

¿Qué es el índice de Densidad Digital?

El Índice de Densidad Digital de calcula a través del número de conexiones y datos que podemos intercambiar a través de las tecnologías disponibles por cada unidad de actividad social, entendida esta por una persona, una familia, una organización, un sector, un mercado, un país o cualquier segmento de población.

Poder ser capaces de acceder de manera remota a los datos, no solo generados por personas y organizaciones, sino también por dispositivos, sensores o cualquier objeto IoT, independientemente de su ubicación y con la posibilidad de interactuar con ellas, ha aumentado potencialmente la densidad de datos.

 

Transformación Digital y densidad digital

El porcentaje de datos conectados por unidad de actividad social se utiliza en numerosas ocasiones para generar un nuevo modelo de negocio o medir el potencial que un nuevo mercado puede tener. Cuando la Densidad Digital se intensifica, las líneas definidas como el mundo digital y el físico empiezan a desvanecerse y a crear un ambiente que mezcla ambas y que conocemos comúnmente como Transformación Digital.

El aumento de la Densidad Digital puede tener varios efectos, pero nos centraremos en algunos:

  • La empresa descubre su capacidad para monetizar y transformar su propuesta de valor. Un claro ejemplo de ello es el efecto de Amazon en el sector editorial o el de Netflix en la Industria del entretenimiento.
  • La organización crear un modelo de negocio totalmente nuevo e inconcebible hasta el momento. Un ejemplo de ello es Uber, que a través de una tecnología ya creada (los teléfonos Inteligentes) conectó a conductores y pasajeros en tiempo real.
  • Algunas empresas ya han transformado su venta física a causa de la influencia del mundo digital. Por ejemplo, el sector automovilístico ha adaptado sus puntos de venta para un comprador que ha rastreado anteriormente la web para tomar la decisión incluso antes de ir al concesionario.

La Transformación Digital está directamente relacionada con la Densidad Digital y de ella depende que el modelo de negocio se transforme o evolucione a uno nuevo. Un análisis exhaustivo de la arquitectura de Transformación Digital y su Densidad Digital puede proporcionar algunas ideas de hacía donde debe ir una organización para seguir siendo competitiva.

 

En el Grupo Zemsania, a través de nuestra división Digital Transformation Solutions, contamos con soluciones innovadoras e integrales para transformar los modelos de negocio de las empresas y convertirlas en empresas digitales.

 

Fuente del artículo: IESE Insight

Share
This