vehículos autónomos

Si en otros artículos de este blog hablábamos de las claves del crecimiento en el Internet of Things, ahora es el turno de las principales novedades del IoT aplicadas a la industria del automóvil. A pesar de que Google había sido durante algunos años la punta de lanza de la innovación en coches autónomos, ahora le está saliendo una fuerte competencia.  Muchas otras grandes marcas han empezado a trabajar para conseguir lo que ya representa una línea de meta: Conseguir que los coches circulen sin conductor.

En este artículo repasaremos, precisamente, cuáles son las principales novedades en vehículos autónomos. Las grandes empresas (como Ford, General Motors, Uber y Toyota) compiten para ser los primeros en crear un coche sin conductor totalmente funcional y capaz de circular sin ningún problema por cualquier ciudad. Al mismo tiempo, existen otras Startups y proyectos financiados por organismos internacionales (como la Unión Europea) que trabajan a toda máquina para mejorar la movilidad en zonas urbanas gracias al transporte público autónomo. En definitiva, un gran motor de innovación creado para un mercado que cada vez se interesa más por las soluciones inteligentes y accesibles.

Ford y la conducción sin luz

Ford está intentando lo nunca visto: Quiere que sus coches circulen sin conductor y, además, a ciegas. Bajo el nombre de Project Nightonomy, Ford pone a prueba un sistema de cámaras y sensores para que los coches autónomos sean capaces de conducir en las condiciones más adversas que conocemos. ¿Cuál es la clave para circular en la más absoluta oscuridad? En secreto de Ford se esconde en los sensores LIDAR, que con la ayuda de un láser reúnen datos sobre la gama y la intensidad de los objetos que se encuentran en el camino. De esta forma, el coche puede determinar si existen obstáculos en la pista.

Llegados a este punto, la pregunta sería si Ford conseguirá tener listos sus prototipos en los próximos años. Sin duda uno de sus principales competidores en Tesla, cuyo fundador ya ha dejado claro que en 2 años sus coches circularán sin conductor.

El Copiloto Invisible de Toyota

Para los japoneses, un coche autónomo nos tiene que dejar conducir. El principal objetivo de Toyota no es eliminar el peligro en la carretera suprimiendo a los conductores (y, por lo tanto, los errores humanos),  sino que defiende que tecnología debe evitar las situaciones peligrosas. Por eso, la marca japonesa trabaja en la creación de un “copiloto invisible” o “guardian angel”, tal y como lo cuenta el MIT technology Review. Este sistema tomaría el control del vehículo únicamente si detectara una inminente colisión, que para el conductor humano sería imposible evitar. ¿La inteligencia artificial podría reducir la mortalidad en las carreteras? Primero, tenemos que ver si el prototipo de Toyota tiene un buen funcionamiento cuando decide tomar decisiones por nosotros.

Uber y Lift, apostando por vehículos autónomos

No son solamente las grandes compañías automovilísticas las que se están preparando para dar el gran salto al coche sin conductor, sino que hay otras empresas que también lo ven como un futuro prometedor. Sin ir más lejos, Uber ya ha dejado claro que su negocio va a depender en gran parte de los vehículos autónomos dentro de unos años. La empresa Lyft, su competencia directa, actualmente trabaja con General Motors para dar una alternativa al transporte público y privado. La principal diferencia entre esta nueva Startup y Uber es que Lyft apuesta por conductores particulares y no por profesionales. De esta forma, cualquier persona puede sacarse un dinero extra ejerciendo como chófer gracias a la aplicación de Lyft, que informa a los usuarios de dónde pueden conseguir un coche privado que les lleve a donde necesiten.

La última ronda de financiación de Lyft ascendió a 5.500 millones de dólares, 500 de los cuales pertenecen a una inversión directa de General Motors. En definitiva, ambas compañías esperan poder desarrollar un vehículo autónomo que compita con el gigantesco Uber, que ya ha dejado en la estacada a la industria del taxi en la ciudad de los Ángeles.

M City, una pista sin conductores

Las empresas no son las únicas interesadas en la innovación en lo que vehículos autónomos se refiere. En concreto, la Universidad de Michigan ha estado trabajando en el primer campo de pruebas para automóviles conectados, la M City. En total, ocupa una extensión de 32 acres y está situada en Ann Arbor, en el estado de Michigan. Además de la universidad, también han participado en esta iniciativa grandes empresas como Honda, Nissan, Verizon, Ford y General Motors. Calculan que, para 2021, M City será una ciudad autónoma y conectada con todo tipo de radares, cámaras y redes de comunicación para localizar todo tipo de elementos a tiempo real.

El transporte público autónomo en Europa

Como ya decíamos al inicio de este artículo, existen iniciativas que cuentan con el apoyo y la financiación de la Unión Europea  para introducir el transporte público autónomo a las grandes ciudades. Un buen ejemplo es el CityMobil2, un proyecto que busca implantar  pequeños autobuses sin conductor para mejorar el transporte público urbano. Desde hace seis meses, una primera prueba piloto ha estado realizando una ruta circular de 2,4 kilómetros en Trikala, Grecia.

El CityMobil2 es una creación de la compañía francesa Robosoft, que alcanza una velocidad de 50 kilómetros por hora (a pesar de que en las pruebas ha sido limitada a un máximo de 20 kilómetros por hora). Tiene capacidad para transportar hasta 10 pasajeros, lo cual ya nos permite hacernos una idea de sus reducidas dimensiones.

Funciona gracias a un GPS y a un sistema de láseres, los cuales permiten saber su ubicación y determinar el movimiento. Además, también incorpora sensores ultrasónicos para detectar posibles obstáculos. Por el momento, solamente circula por un carril especial. En total, en Trikala circulan seis autobuses monitorizados de forma remota, que por el momento no han sufrido accidentes y la conducción ha sido todo un éxito.

Grecia no es el único país que ha visto pasar entre sus calles a un autobús autónomo: Wepod ya ha circulado por Wageningen, en los Países Bajos. A diferencia del autobús que comentábamos antes, Wepod no necesita tener un carril especial. Para moverse entre el tráfico, Wepod lleva tecnología Nvidia, gracias a la cual los usuarios pueden comunicarse con el vehículo a través de su Smartphone. Gracias a las cámaras, radares y el sistema Deep Learning, el autobús puede reconocer todo lo que tiene a su alrededor.

Los camiones, también inteligentes

Una de las mejores aplicaciones que tendrán los vehículos autónomos será la innovación en el campo de la logística. Buen ejemplo de ello es el European Truck Platooning Callenge,  una iniciativa del gobierno holandés para demostrar que es posible que una flota entera de camiones circule de forma autónoma. Algunas de las marcas de camiones más importantes – DAF Trucks, Daimler Trucks, Iveco, MAN Truck & Bus, Scania y Volvo — salieron desde diferentes ciudades de europeas (Estocolmo, Gothenburg, Stuttgart, Munich y Bruselas) y pusieron fin a su ruta en el Puerto de Rotterdam. Estuvieron circulando durante más de 2.000 kilómetros sin sufrir ningún tipo de percance.

Estados Unidos y su inversión en vehículos sin conductor

Actualmente, el país del mundo donde circulan más coches autónomos es Estados Unidos. En concreto, la mayoría de coches sin conductor se concentran en Mountain View, California, la ciudad donde se encuentra precisamente la sede central de Google. A pesar de que la mayoría de vehículos circula con éxito, hace algunos meses se registró el primer accidente de un coche autónomo de Google. En concreto, el Lexus autónomo chocó con un autobús de línea (por suerte, ¡sin heridos!).

Ante el revuelo que generan los coches sin conductor, el Gobierno de Estados Unidos ha decidido invertir 4.000 millones de dólares para llenar las calles de vehículos autónomos. Según podemos leer en Xataka, el Estado de California ha puesto en marcha una nueva ley que regula la circulación de coches autónomos, que será responsabilidad del nuevo Departamento de Vehículos Automotores (DMV). Y esto no termina aquí, porque el Departamento de Transporte de Estados Unidos ha dado a conocer un plan nacional dedicado al desarrollo de coches autónomos. La idea es que, a diez años vista, las principales marcas automovilísticas empiecen a implementar nuevas mejoras para que los coches sin conductor sean una realidad: Pruebas piloto, desarrollo de nuevas infraestructuras urbanas y mejoras en la seguridad.

Tendremos que esperar para ver si otros países se animan a dar el paso y regular la utilización de coches sin conductor. Seguramente, todavía tendrán que pasar algunos años para que una parte significativa de la población tenga acceso a este tipo de vehículos.

Share
This